Para ampliar y conocer mejor el Programa de Mediadores y Mediadoras de Salud en el medio Penitenciario de AVACOS-H nos hemos planteado algunas cuestiones:

 

¿Cómo se selecciona un/a mediador/a?

Las personas aspirantes a participar en el programa deben postularse y contar con el visto bueno de la Dirección médica o Dirección de Subtratamiento del centro penitenciario.

 

¿Cómo es un/a mediador/a?

Para AVACOS-H debe ser una persona cercana a sus pares, dispuesta a desarrollar sus habilidades de comunicación e impactar de forma positiva en la educación sexua y afectiva de sus compañeros y compañeras de centro.

El mediador/a de salud en el ámbito penitenciario es un igual, una persona que utiliza un lenguaje y actitudes que son percibidos como propios por parte de su grupo, lo cual posibilita una  mejor asimilación de los mensajes que buscamos difundir.

Pese a que España ha logrado reducir en los últimos años los casos de sida en las prisiones (en más de un 90%), la tasa de infección sigue siendo “mucho mayor” dentro de las cárceles en comparación con la de la población general, que actualmente se sitúa en un 0,3 %.

¿Qué hace un/a mediador/a de salud?

Primero que nada debe vencer las dificultades de acceso a la información que existen dentro de los centros penitenciarios y de percepción de riesgo.

Tiene la tarea de informar y compartir, de una manera empática, cercana, cuidadosa y con el máximo de cariño, los conocimientos adquiridos, fundamentándose en base a la formación recibida y experiencia de vida.  

Combatir y erradicar mitos, prejuicios y creencias que se sostienen desde el desconocimiento y la desinformación sobre el estigma asociado al VIH y a la infección que circula en el imaginario colectivo.

El valor de la formación de mediadores/as en salud está fundamentado en la educación entre iguales

Incide directamente en la reducción del número de nuevas infecciones, en la reducción del estigma, la discriminación y en la calidad de la atención especializada a las personas con VIH o Sida.

¿Qué tipo de actividades desarrollan los/as Mediadores/as dentro del establecimiento penitenciario?

Los/as mediadores/as pueden proponer dos tipos de actividades: formales e informales, como son: la celebración del Día Mundial de Acción frente al VIH y sida, la organización de charlas y video foros sobre  VIH e ITS, el seguimiento de casos de personas PAIEM (Programa de atención integral a enfermos mentales), la elaboración de campañas informativas y de sensibilización (carteles, franelas, calendarios), dinámicas grupales en el patio, graffitis, entre otras.

Es más que un activista, es una persona creativa y comunicativa

Las actividades implementadas en cada centro surgen de  reuniones con el equipo técnico y subdirectora de tratamiento, tomado en cuenta las necesidades, tanto percibidas como expresadas delas personas privadas de libertad.

¿Cuáles son los elementos distintivos del programa?

La percepción del mediador/a como un igual, donde la diversidad tiene su espacio, así como el uso de un lenguaje y actitudes percibidos como propios por parte de su grupo, lo que posibilita una mejor asimilación de los mensajes preventivos.

Generamos nexos entre las personas privadas de libertad y el personal de prisión

El trabajo en equipo entre las personas privadas de libertad y el personal de prisión genera nexos y relaciones que propician acciones que contribuyen en la prevención de la infección por VIH, hepatitis y otras ITS, así como en la promoción de la salud, los autocuidados y la adherencia a los tratamientos ARV.

Las actividades implementadas son elaboradas y desarrolladas  con la colaboración y aprobación de Subdirección Médica o Subdirección de tratamiento, generando sinergias con los profesionales que trabajan diariamente en este medio.

Partimos de un diagnóstico de necesidades que se elabora en cada Centro Penitenciario,  en base a los resultados y a nuestra intervención se decide los módulos y actividades de cada programa de formación de las personas mediadoras.

La entrega de certificados a las personas asistentes al programa. Un detalle sencillo pero muy significativo para las personas privadas de libertad. El certificado es un acto de reconocimiento individual y validación personal al esfuerzo, la entrega y buena disposición en la realización del curso que repercute directamente en el refuerzo de la autoestima de las personas participantes.

¿Cuáles son los temas abordados en la formación?

El programa contempla diversos temas adaptados a las particularidades de cada centro, los más comunes son: la sexualidad, la reducción de riesgos de infecciones de transmisión sexual, el estigma y la no discriminación.

Cada Establecimiento Penitenciario decide en base a sus necesidades los contenido de los programas de formación de las personas mediadoras.

¿Qué estrategias se utilizan en la formación?

Es fundamental generar un clima de confianza, seguridad y respeto en el grupo en el grupo. Un espacio cómodo donde se puede hablar y compartir experiencias sin temor. Un espacio por y para ellos/as.

Creamos un clima de complicidad grupal, confianza, y trato personal, olvidando la condición de penado por un momento

La metodología utilizada en cada clase se fundamenta en distintas estrategias: dinámicas, uso de materias audiovisuales, estudios de casos en los cuales se exponen vivencias y experiencias, trabajo colaborativo, se promueve la interacción y la participación.

 

 

Mediadores y Mediadoras de Salud en el medio Penitenciario es un Programa de AVACOS-H subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida.

Puedes escribirnos a trabajosocial@avacos-h.org y participar en este programa.

Más sobre el programa en el siguiente enlace: http://web.avacos-h.org/mediadores-penitenciarios/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *